SOLUCIÓN A PROBLEMA DEL AGUA VA MÁS ALLÁ DE QUE LLUEVA O NO; EXIGE MANO FIRME

SOLUCIÓN A PROBLEMA DEL AGUA VA MÁS ALLÁ DE QUE LLUEVA O NO; EXIGE MANO FIRME

SSSSSSSS… De los temas relacionados con Sonora que más relevancia han adquirido en estos últimos días, destaca uno de manera especial. La dramática escasez de agua en las presas del estado, debida a la prolongada sequía y que amenaza como pocas veces el suministro del vital líquido para consumo humano, que es el objetivo supremo que debe cubrir el Estado, por encima de cualquier otro interés económico o político de grupo o sector alguno.

Es a tal grado la gravedad del problema, que los expertos estiman que en el caso de la presa El Novillo, la cual abastece el 30 por ciento de la demanda de la capital Hermosillo, esto es alrededor de 900 mil habitantes, simple, llana y sencillamente no habrá agua para todos ellos. Hasta hoy, los sectores más afectados son los ubicados al norponiente de la ciudad.

Nos han dicho que aunque lloviese y las precipitaciones fuesen copiosas, será imposible que el nivel de la presa “El Novillo” y de los pozos abatidos se recuperen de inmediato. En otras palabras, los habitantes de muchas regiones del estado y en particular los hermosillenses, están condenados al desabasto total, permanente y prolongado de agua para sus necesidades más básicas y elementales.

Se han presentado, por fin, los resultados de una política eternamente equivocada de administrar el agua potable en Sonora y particularmente en Hermosillo: Pensando siempre en la próxima elección.

Gobernadores y presidente municipales por igual, han caído en el error de tomar en cuenta, o mejor dicho, ceder a posturas caprichosas de grupos económicos y políticos, dizque influyentes, que se opusieron de manera sistemática a que el Estado tomara las decisiones a largo plazo que más convenían para asegurar el abasto del vital líquido para atender las necesidades de todos los sectores de la sociedad. Agricultores de la región que Usted guste nombrar abatieron las reservas del vital líquido ante la complicidad del Gobierno Federal.

Un ejemplo clarísimo de ello es la Costa de Hermosillo. Ahí tenemos los resultados: Se acabaron los riquísimos mantos freáticos situados a tan solo 50 kilómetros de la capital y nadie se dio cuenta de cómo y cuándo sucedió.

Por su parte, los agricultores del Valle del Yaqui se opusieron siempre a que se tocara una gota del agua del sistema de presas del Río Yaqui, por considerarla  suya, gracias a un decreto presidencial que nadie se ha atrevido a poner en tela de duda con los pies puestos en la realidad actual y no en la de los años 30’s del siglo pasado.

A su vez, los administradores estatales y municipales –por cuestiones electoreras- permitieron a lo largo de décadas, que los usuarios no pagaran el agua que consumían, (en especial familias pudientes) y mucho menos se atrevieron a incrementar las tarifas, por temor al “voto de castigo” a la hora de las elecciones cada tres años.

Es más, por sinrazones, se permitió a un alcalde salirse con la suya a la hora de que el Gobierno del Estado anunció la construcción de una desaladora para Hermosillo. Ese presidente municipal y ese gobernador pudieran estar sentados en el banquillo de los acusados en este momento, si hubiera que buscar algún culpable.

Por otro lado, jamás se actualizó la red de suministro de agua potable en la medida en que la ciudad crecía, aunque sí hubo despilfarro de recursos que, obvio, sirvieron solo para alimentar fortunas increíbles de funcionarios, hasta que llegamos al colapso de la existente, de tal suerte que se pierde en el subsuelo entre el 40 y el 50 por ciento del líquido que por ahí corre.

Y no podemos olvidar cómo alcaldes se soltaron el pelo, abriendo irresponsablemente sin freno la llave del agua, para congraciarse con el electorado capitalino, mientras que otros la cerraron, para crear un súbito desabasto artificial, que dieron pie a jugosos negocios.

Los nombres y los apellidos que Usted quiera acomódelos en cada uno de los párrafos que consignan algunas de las causales más evidentes de la actual situación de desabasto de agua potable. En otros escenarios se pudo haber evitado llegar a estos extremos.

Como vemos, este es un problema que siempre se ha abordado sin tomar en consideración las posibles consecuencias de las pésimas decisiones de los tres niveles de gobierno, hoy por hoy, los únicos responsables de este caos e incertidumbre.

Este problema demanda soluciones de corto, mediano y largo plazo; pero, principalmente mucha decisión para que se lleven a cabo, por lo que, aquí y ahora, la única pregunta que cabe por hacerse es ¿Qué planes tiene el Gobierno para transitar hacia un nuevo modelo de administrar el agua en Sonora? Porque fuera de ello, todo es puro jarabe de pico.

Al fin y al cabo, hay coyuntura para hacer lo que sea necesario, pues han perdido vigencia aquellas posibles amenazas de castigo electoral por parte de los actores involucrados.

SSSSSSSS… Al Gobierno Federal le está haciendo agua en todo el país su fallida estrategia de combate al COVID19, con todo y su esquema de reactivación económica; en primer lugar, por manejar con ligereza el inservible Semáforo Epidemiológico. Ya la Secretaría de Educación Pública (SEP) anunció que las clases presenciales en la Ciudad de México quedan pospuestas a partir del lunes 21 de junio, tras registrarse ocho casos ya de niños con Coronavirus tras volver a las aulas.

Y mientras, los funcionarios federales hacen malabares para no volver al Semáforo Rojo claro, pensando en que sería la puntilla para los cientos de miles de negocios que reabrieron y que a duras penas están viendo una lucecita al final del túnel, después de que los programas de López Obrador los dejó colgados de la brocha por más de un año.

Se entiende que ya no resistan volver a otra paralización de sus actividades. Sería una muerte súbita.

Aquí en Sonora nos encaminamos de volada para allá. El Secretario de Salud ya estableció que los ayuntamientos de los municipios de la entidad deberán vigilar que se cumplan las restricciones que contempla el Mapa Sonora Anticipa, según el nivel de riesgo en el que se encuentre cada uno, para evitar que el COVID19 se siga propagando.

Actualmente la positividad promedio a nivel estatal de casos de Coronavirus está al 38%, es decir, de cada 100 pruebas detectoras, 38 son positivas, por lo que es primordial que se acaten las acciones preventivas como uso de cubrebocas, sana distancia, higiene de manos y, sobre todo, evitar aglomeraciones.

Las autoridades de Salud ya admitieron que hay un crecimiento lento y gradual pero consistente de la transmisión del virus, que lo explican la relajación de protocolos sanitarios, en especial que no se observa la distancia social; el cubrebocas se usa de manera incorrecta y la gente no evita las aglomeraciones en sitios cerrados.

Lo más alarmante de esta virtual tercera oleada de COVID19 es que, a la fecha, se han presentado 6 defunciones en personas con el esquema completo de vacunación y en 24 de los que han recibido una sola dosis. En otras palabras, DE NADA ES GARANTÍA que la población se vacune, si no se observan con rigor los protocolos sanitarios. Punto. Y hágale Usted como quiera.

El funcionario estatal externó que no es recomendable reanudar actividades masivas, extender horarios ni aforos sin la estricta aplicación y supervisión de protocolos sanitarios ya que el avance de vacunación es insuficiente para garantizar el control de la epidemia.

Así que para las próximas vacaciones de verano, recuerde Usted que no deberá conducirse como si ya estuviera inmunizado y fuera de peligro, porque no lo está. No hay que olvidar que la vacuna, sea de la marca que fuere, protege de padecer los síntomas graves, pero no de contagiarse.

Se están tardando en decirnos de manera abierta que ya estamos hasta el cogote de COVID19 y que la principal causa de ello fueron las campañas políticas, que lograron aglomeraciones de miles de personas, una y otra vez, sin remordimiento alguno por parte de quienes andaban en actividad proselitista.

Y tampoco salieron las autoridades de Salud de ninguno de los tres niveles de gobierno a alertar a la población sobre los riesgos de asistir a mítines con grupos musicales y toda la cosa. Como quien dice, “A conejo ‘juido’, pedradas al matorral”.

menu
menu