Un Presidente enfermo

Un Presidente enfermo

Por Víctor Mendoza Lambert

El tema de las enfermedades del Presidente López Obrador que se dieron a conocer recientemente pudiera parecer algo extraordinario, pero para un hombre de casi 70 años puede considerarse algo común pues los años y los malos hábitos acaban pasando factura a él y a cualquiera, en este caso no es la excepción.

¿Qué tiene el Presidente de México?, qué apareció en esos documentos hackeados a la Secretaría de la Defensa Nacional, qué cosas extraordinarias aparecieron que sean novedosas o que puedan cambiar el rumbo de México.

Gota: es un exceso de ácido úrico que se cristaliza y se deposita en articulaciones generando un fuerte dolor. De ahí su paso lento y gestos de dolor.

Hipotiroidismo: es el agrandamiento de la tiroides, se genera un alto colesterol, provoca la disfunción sexual, frecuencia cardiaca lenta, irritabilidad, sensibilidad al frío y uñas quebradizas, estreñimiento y una fatiga intensa.

Angina inestable: es una afección en la cual el corazón no recibe suficiente flujo de sangre y oxígeno. Obvio entender que esta enfermedad requiere de monitoreo permanente para evitar un infarto.

Hipertensión arterial: es una enfermedad crónica que aumenta la presión con la que el corazón bombea sangre a las arterias.

Analizando algunas de sus enfermedades podemos entender el porqué las reacciones del Presidente, me refiero a su pausado caminar, a su irritabilidad mañanera, también entiendo ahora porque el Presiente no sale del país o sale muy poco, pues es de alto riesgo y requiere estar donde se sienta protegido.

Las enfermedades de Andrés Manuel López Obrador son propias de hombres de 7 décadas, no es algo fuera de serie, lo extraordinario es que a pesar de lo que tiene no se cuida lo suficiente y su alimentación, al menos la que ha mostrado sigue siendo de alto contenido graso y ello afecta.

El Presidente mintió a principio de año, cuando ahora se sabe su problema fue “angina de pecho inestable” y su comentario a la nación fue que se había contagiado de COVID, obvio lo importante era ganar tiempo para evitar las especulaciones, por supuesto no es el primer Presidente que miente respecto a su salud.

En fin, después de conocerse lo que tiene el Presidente tendrá que ser muy cuidadoso con su salud, deberá cambiar hábitos y tendrá que preocuparse más pues es el Mandatario de la nación y su responsabilidad es muy grande como para desayunar todos los días chilaquiles con huevo.

Si López Obrador pretende terminar en vida su sexenio tendrá que hacer algo más que dar mañaneras, tendrá que cuidarse y evitar lo que le hace daño. A eso tenemos que sumarle bajarle a su molestar y enojos, algo que difícilmente podrá suceder.

La enfermedad más peligrosa de AMLO no está en el cuerpo sino en la cabeza, su odio, su ira, su rabia, su rencor hacia quienes no piensan como él, es el verdadero problema, lo demás con buena atención y tomando sus medicamentos la libra, el problema es en la cabeza, ahí está el verdadero problema, ojalá y supere todo en bien de nuestro gran país.

De Ida

Pero no se puede ignorar que el Presidente es el mexicano mejor atendido en materia de salud, tiene a su disposición a los mejores médicos militares y civiles de México. Tiene un monitoreo permanente de sus afecciones, el Presidente dice que se checa cada 3 o 4 meses, cuando lo ven a diario.

No pasa día sin que López Obrador tenga a alguno de sus médicos checando sus presión arterial o sus niveles de azúcar y colesterol. Es parte de una rutina a él y a cualquier Presidente mexicano de los que hayamos visto pasar por ese lugar. Podrá decir que son meses, pero eso no sucede, son protocolos establecidos que ni siquiera él lo puede evitar.

Es por eso que los mexicanos no deben preocuparse por la salud del Presidente, esa parte está arreglada, lo que padece existe en buena parte de los habitantes de este país.

De vuelta

Los mexicanos tenemos que preocuparnos por nuestra salud y la de nuestra familia, tenemos que preocuparnos por la escasez de medicamentos en los hospitales, tenemos que preocuparnos por la falta de medicamento a niños que padecen cáncer, eso sí es importante, la salud del Presidente esta con problemas pero tiene todo lo que necesita y tiene atención permanente las 24 horas del día.

Los mexicanos tenemos que preocuparnos por la inflación y por el desempleo que aumenta de forma acelerada. Tenemos que preocuparnos por la inseguridad que a diario mata docenas de compatriotas.

Los mexicanos debemos preocuparnos por la droga que circula en ciudades y calles de México y qué  para ningún gobierno es prioridad. Debemos preocuparnos por nuestros niños y jóvenes que están recibiendo una pésima educación y nadie hace nada por mejorarla.

Así que ya lo saben, México sí tiene problemas, el Presidente definitivamente no.

Aserrín

No se ustedes, pero en los 35 años que he vivido en Hermosillo, jamás me había tocado ver tanta lluvia en el mismo año. Qué gusto saber que las presas del estado van llegando a niveles máximos y más gusto saber que los campos agrícolas y ranchos ganaderos están más verdes que Chiapas.

La autoridad sigue ciega y sigue haciéndose como el tío Lolo, ya saben se hace y se sigue haciendo.

Seguramente esperan algún muertito para reaccionar. Ni modo así nos toco vivir en estos tiempos.

Victor Mendoza Lambert director de Grupo Entre Todos.

Correo: vmendoza1@hotmail.com

Tuiter: @VictorMendozaL

Facebook: Víctor Mendoza Lambert

WhatsApp: 6624335077

menu
menu