Renata Zarazúa crece en confianza

Renata Zarazúa crece en confianza

La mexicana Renata Zarazúa regresó a México muy contenta después de seis semanas en Europa en donde hizo finales en el ITF 25K de República Checa y tuvo una actuación histórica en Roland Garros en donde accedió a la segunda ronda para convertirse en la primera mexicana en 20 años en ganar un partido de un major.

La capitalina de 23 años mencionó que lo que más le gustó del Grand Slam francés fue saber que no está lejos de competir y ganarle a jugadoras dentro del Top 10, como su verdugo en la segunda ronda, la ucraniana Elina Svitolina.

Lo más importante, más allá de que gané un set 6-0 a Svitolina, creo que fue el simple hecho de medirme contra ella. Darme cuenta de que yo siendo la 170 en ese momento, contra la cinco del mundo, son muy pequeños detalles los que hacen la diferencia y más que nada me di cuenta de eso. Detalles que puedo ajustar, más que nada, la consistencia de los golpes, una de las top 10 puede tener un nivel muy alto por tres sets y yo puedo sacar un nivel muy bueno, pero tengo que lograr hacerlo en dos o tres sets”, indicó.

Zarazúa, que creció admirando a su tío-abuelo Vicente Zarazúa, considera que cada situación de presión que ha vivido a lo largo de 2020, como alcanzar las semifinales en el Abierto de Acapulco, jugar por primera vez en la Philippe Chatrier o disputar un partido contra una Top 5 del mundo, contribuyen a construir su confianza como tenista.

“El tenis es mucho de experiencia, sobre todo cuando llegas a torneos grandes, la experiencia juega muchísimo en tu contra o a tu favor. Con todo lo que he vivido este año, todas esas experiencias de cada partido me han ayudado a crecer muchísimo. Sobretodo esta última que jugué en el Chatrier la verdad estaba muy nerviosa. En ese primer set se me fueron cuatro juegos en los que saqué los nervios. Entonces la siguiente vez que me suceda algo así, voy a entrar más preparada mentalmente”, dijo.

Renata, que desde finales del año pasado se propuso dar el salto en 2020, jugará dos o tres torneos más en lo que resta del año para después hacer una pretemporada en Australia y comenzar 2021 con el objetivo de conseguir un buen resultado en el Abierto de Australia, en donde hará su debut.

“Yo tenía en mi cabeza que 2020 iba a ser mi año. Ya había vivido dos o tres años estando entre la 200 y 300 del ranking. Quería dar ese salto y salirme de los torneos chiquitos. El tener un buen comienzo en Acapulco me ayudó a creer que podía ganarle a las Top 50 y ahora lo más importante es prepararme lo mejor posible para seguir creciendo el siguiente año. Hacer una buena pretemporada y prepararme lo mejor posible para el Abierto de Australia”, mencionó.

menu
menu