Doy gracias a Dios por cada día que paso sin contagiarme

Doy gracias a Dios por cada día que paso sin contagiarme

Cada día, al despertar, Iveth Fernanda Morales Molina, enfermera del Hospital General del Estado (HGE), agradece a Dios por no estar contagiada con Covid-19, y seguir ejerciendo la profesión que le permite atender a pacientes que han dado positivos al virus.

Iveth, quien desde hace siete años ejerce la Enfermería, dijo que su mayor deseo es ver crecer a sus hijos y continuar compartiendo la vida con su esposo, quien ha sido su gran apoyo para seguir desempeñando su profesión, de la cual recibe grandes satisfacciones al ayudar a cuidar la salud y la vida de las personas.

‘’Le doy las gracias a Dios por un día más, por mi familia y por no estar contagiada. A mis hijos, que los amo y que quiero verlos crecer, a mi esposo le diría que lo amo y le agradezco por apoyarme en mi profesión’’, declaró.

La enfermera, que labora en el Hospital General del Estado, comentó que a ella le tocó atender al primer paciente con Covid-19 en Sonora; no niega que en un principio la invadía el temor por el virus, pero en todo momento antepuso su vocación y el amor por su profesión, para contribuir a devolverle la salud al paciente, quien se recuperó satisfactoriamente.

Iveth destaca la importancia de que los sonorenses atiendan la estrategia Quédate en Casa, para alcanzar el objetivo que es disminuir la cantidad de contagios y que las mismas personas reduzcan su propio riesgo de enfermar; dijo que desgraciadamente algunas personas no han asumido este compromiso, porque no ven de cerca y no entienden lo que causa el nuevo coronavirus en la gente infectada.

‘’Como personal de salud, sentimos preocupación por el paciente, sufres junto con él, al no poder ayudarlo cuando ves que no mejora. A la gente, le digo que se queden en casa, con esto nos ayudan a no saturar el sistema de Salud y a brindar el apoyo a las personas que lo necesitan’’, subrayó.

Reiteró que el personal médico toma las medidas de protección necesarias para reducir los riesgos de contagiarse y, por supuesto, para evitar propagar el virus, por lo que pidió la solidaridad de la población e hizo un llamado a no discriminarlos.

‘’Me siento segura, porque nos están brindando todo el material y equipo que necesitamos. Se me hace muy injusto que (la gente en calle o en sitios públicos) nos traten de esa manera, nosotros llegamos a trabajar y tomamos las medidas necesarias para no salir a la calle e infectarnos”, externó.

Finalmente, compartió que su sueño en estos momentos es que termine la contingencia y poder realizar reuniones con sus padres y su familia.

menu
menu