La gran desilusión de Elena

La gran desilusión de Elena

Armando Vásquez Alegría

 

NO PUEDE pasar desapercibido el menosprecio que sufrió Amlo de parte de Elena Poniatowska https://bit.ly/3iueEgM y de Carmen Arestigui https://bit.ly/3qxmpp9  que son casos recientes, mismos que se suman a la de aquellos que siguieron al presidente y que se hicieron a un lado al dejar de creer en su cuarta transformación: Carlos Manuel Urzúa Macías, Víctor Manuel Toledo Manzur, más acá Alfonso Romo y una treintena más de funcionarios que han abandonado el barco lopezobradorista por una u otra razón. https://bit.ly/3sHXGAc

Hélène Elizabeth Louise Amélie Paula Dolores Poniatowska Amor, conocida profesionalmente como Elena Poniatowska, es una escritora, periodista y activista mexicana nacida en Francia hace 88 años, veinte años más grande que Amlo quien este año cumple 68.

Entre ambos existe una relación que rebasa los 30 años, de cuando un grupo de priístas –incluidos Porfirio Muñoz Ledo y Cuahtémoc Cárdenas y otros más, tiempo después se les unió AMLO–, se separaron del PRI, formaron la Corriente Democrática y posteriormente dieron vida al PRD.

En las diferentes campañas, López Obrador se aprovechaba del apoyo de Elena quien le seguía y la llevaba a diferentes zonas del país y de Estados Unidos para jalar votos al utilizarla como su bastión o carta de presentación.  Elenita, como le dicen, aguantó vara siempre.

Incluso cuando en aquella campaña del 2006 el entonces presidente del PAN, Manuel Espino, trapeó con su imagen al señalar: “Pobre señora, a mí la verdad es que me da pena que teniendo ese prestigio lo haya apostado a algo que no vale la pena.»

Y Espino decía de Amlo entre otras linduras:

»López Obrador ha perdido los estribos, ha comenzado a pegar sin ton ni son. Ya lo trajimos a nuestro terreno. Ya Felipe Calderón lo tiene en su corral y eso es muy importante. Entró Andrés Manuel a ese juego (dice remarcando sus palabras). Es una actitud típica y no necesitamos preguntarles ni a analistas ni a mercadólogos. Especialistas en pleitos callejeros dicen que cuando el peleador que va ganando se mete al terreno del que iba perdiendo hay señal de que ya te ganó la corona». https://bit.ly/2LN40WA

Si, es el mismo Manuel Espino contratado por Alfonso Durazo para ocupar el cargo de Comisionado del Servicio de Protección Federal. Allí sigue.

A Elena la defendieron sus amigos escritores del mundo… ¿Amlo?, pues no pertenecía a ese mundillo de intelectuales https://bit.ly/3qDIi6m  por más libros que supuestamente ha escrito, aunque nada le hubiera costado alguna defensa aunque fuera mínima.

Pero así es Andrés Manuel.

Ya sentado en Palacio Nacional, Elena declaró ante los medios que comprendieran el actuar de Amlo ante la prensa, lo defendió y protegió como siempre, pero algo pasó hace una semana cuando inició el affaire entre el presidente y el INE.

Los puntos de vista de ambos chocaron de frente como trenes pues mientras por un lado Amlo pretende violentar la Constitución argumentando que las mañaneras son informativa más que manejadoras de propaganda, por el otro, la escritora manejó hace 24 horas: “Señor Presidente, ya párele con las mañaneras. ¿Acaso no se da cuenta que hay un hartazgo nacional?”.

Y para decir que hay un hartazgo nacional, lo primero es sentirlo, empatizarlo y sufrirlo para poder señalarlo.

Agregó, quien en 1954 fue violada por Juan José Arreola y de cuya relación forzada nació un hijo:

“Estoy plenamente convencida que es un exceso del presidente López Obrador con tantas mañaneras, es un abuso del poder presidencial obligar a los periodistas que vayan todas las madrugadas hacer preguntas a modo. Las mañaneras son innecesarias y hasta contraproducentes. No puede haber una noticia nueva día tras día, siempre repite lo mismo se ha llegado a un grado de hartazgo nacional y de cansancio”.

Se le cuestionó si este sexenio se caracterizaba por presentar divisionismo y confrontación social, Elena fue tajante:

“Sí, sin duda. Antes había confrontaciones y no obstante que desconozco a fondo la gestión de cada presidente que ha tenido México, pero sí, creo que no es necesario que se exponga cada mañana y en la forma en que lo está haciendo el presidente López Obrador.”

Es que no es posible que los periodistas estén todos los días saltando en Palacio Nacional, corriendo con la lengua de fuera en la madrugada para que los dejen entrar. Es que las mañaneras se han convertido en una comedia de equivocaciones desde el emblemático Palacio Nacional y además, en nada le favorecen ni al propio presidente ni mucho menos al país.”

Se declaró periodista Fifi y dijo que Amlo no acepta sugerencias fácilmente, pues “ahora es sumamente más difícil acercársele, verlo y hablar con él”.  https://bit.ly/38ZORtT

Elena Poniatowska se suma así a la lista de desilusionados y de seguro sus declaraciones son un duro golpe al ego de un Amlo que no sabe perder y quien siempre tiene la razón. Pero, misógino como es, con seguridad se le resbalaran las críticas de quien durante tantos años fue su amiga, confidente, socia y cómplice.

La primera hoja del denuesto de esta relación ya se escribió, de seguro vendrán otras y ello abrirá la puerta para originar la apertura de un nuevo frente contra Amlo y sus egocentricidades.

EN FIN, por hoy es todo, mañana le seguimos si Dios quiere.

Armando Vásquez Alegría es periodista con más de 35 años de experiencia en medios escritos y de internet, cuenta licenciatura en Administración de Empresas, Maestría en Competitividad Organizacional y Doctorado en Administración Pública. Es director de Editorial J. Castillo, S.A. de C.V. y de CEO, Consultoría Especializada en Organizaciones…

Correo electrónico: archivoconfidencial@hotmail.com

Twitter: @Archivoconfiden

https://www.facebook.com/armando.vazquez.3304

menu
menu